domingo, 18 de junio de 2017

Granada

Cartel de Granada (Credits: Il Volo music)
         Granada es una canción creada por el compositor mexicano Agustín Lara en 1932. Fue escrita para el tenor Pedro Vargas y, por tanto, desde su origen estuvo pensada para ser interpretada en estilo lírico, aunque ha sido también cantada en clave de jazz, pop, flamenco o rock. Ha formado parte del repertorio de numerosos cantantes: Jorge Negrete, Mario Lanza, Luis Mariano, Alfredo Kraus, Andrea Bocelli, Frank Sinatra (que la cantó con ritmo cha-cha-chá) y, claro está, de Plácido Domingo, José Carreras y Luciano Pavarotti. Il Volo la incluyó,  casi desde sus inicios, en su repertorio y forma parte de las canciones que se interpretan en el tour Notte Magica.

            Agustín Lara (1897-1970) fue uno de los compositores más célebres y populares de canciones y boleros de su época. Tuvo una vida verdaderamente novelesca. En su juventud participó en el movimiento revolucionario y trabajó como pianista en cabarets, cafés y salas de cine mudo. Fueron célebres sus tormentosos romances, aunque su gran amor fue María Félix, actriz mexicana con la que contrajo matrimonio y a la que dedicó varias canciones, una de ellas titulada María bonita. El éxito popular le llegó en los años 30 del siglo XX gracias a sus apariciones en la radio y, posteriormente, en el cine. 

            Para componer Granada Agustín Lara se inspiró en la ciudad española de este nombre sin conocerla, puesto que el músico no la visitó hasta 1964, 32 años después de haber escrito la canción. Sin embargo, Granada no fue una excepción. Lara dedicó canciones a muchas ciudades españolas: Sevilla, Murcia, Valencia, Toledo y Madrid, ciudad esta última a la que dedicó un famoso chotis que decía: “Madrid, en México se piensa mucho en ti”.

            Granada es una de las ciudades más bellas y llenas de arte de España y del mundo.
Situación de Granada en España (Guías Granada)
Está situada en Andalucía, al sur de España, al lado del macizo más alto de la Península Ibérica, Sierra Nevada. Es el resultado de su pasado histórico. Durante la Edad Media, fue la capital del hispanomusulmán Reino Nazarí desde el siglo XIII hasta su conquista por los Reyes Católicos en el siglo XV.  La ciudad tiene distritos y barrios llenos de sabor como el Albaicín, que mantiene el trazado medieval de la época musulmana, y el Sacromonte, barriada tradicionalmente gitana. Entre los grandes monumentos de la ciudad destacan la renacentista Catedral de Granada y la Capilla Real donde se encuentran las tumbas de los Reyes Católicos. 

            Pero el conjunto más emblemático de la ciudad es, sin duda, el recinto de la Alhambra, declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1984, junto con los jardines del Generalife y el barrio del Albaicín. La Alhambra (nombre que proviene del árabe y que significa fortaleza roja) es una ciudadela amurallada donde se alojan una serie de jardines y palacios. En la Alhambra se encuentra el magnífico palacio renacentista de Carlos V pero,  por encima de todo, destaca el palacio musulmán que fue la residencia oficial de la monarquía nazarí de Granada y que parece salido directamente de Las mil y una noches. Es uno de los monumentos más visitados del mundo y todo el que ha pasado por allí no puede olvidar esa inefable combinación de arquitectura, decoración, agua y vegetación que hace inolvidable la ciudad que alberga esta maravilla.

          En el vídeo que presentamos a continuación se puede disfrutar de algunos de los lugares más bellos de la ciudad, con la canción Granada cantada por Il Volo en la Arena de Verona el 23 de septiembre de 2015 con subtítulos en italiano.





           
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

viernes, 2 de junio de 2017

E lucevan le stelle

Ilustración de Il Volo (páginas oficiales de en Il Volo en Instagram, Facebook y Twitter) reproduciendo el cartel de la primera representación de Tosca de 1900 en el teatro Costanzi de Roma


            E lucevan le stelle es un aria de la ópera Tosca de Giacomo Puccini, con libreto de Luigi Illica y Giuseppe Giacosa. Se trata de una historia de fuertes pasiones, basada en un drama del escritor francés Victorien Sardou, que había interpretado en París la legendaria actriz Sarah Bernhardt, en donde el amor, el deseo, el odio y la muerte se entremezclan con las intrigas políticas. Se trata de un aria conmovedora, en la que escuchamos como un hombre parece despedirse de la vida con mucho pesar. Sin embargo, para captar la verdadera tragedia que está viviendo el personaje que entona esta melancólica pieza, tenemos que conocer la historia que se narra en Tosca.

            La acción transcurre en 1800, coincidiendo con las guerras napoleónicas en Italia y comienza con la huida de la prisión de Angelotti, un político liberal que ha sido encarcelado por su ideología. Se refugia en la iglesia de Sant’Andrea della Valle, donde se encuentra trabajando el pintor Mario de Cavaradossi, amante de la cantante Floria Tosca. Mario, aunque no está implicado directamente en acciones políticas, siente simpatía por las ideas liberales que defiende Angelotti, por lo que decide ayudarle a escapar.

            El jefe de la policía de Roma, el malvado Scarpia, es el encargado de perseguir al prisionero huido y, aunque no consigue apresar a Angelotti, sí consigue detener a Mario, al que interroga y tortura. En esto, llega Tosca que, horrorizada ante los gritos de su amado, decide hacer lo que sea para salvar a Mario. Scarpia, secretamente prendado de Tosca, ve su oportunidad y le ofrece a la cantante salvar a su amante a cambio de que se entregue a sus deseos. Tosca protesta y llora, pero no le queda más remedio que ceder a los apetitos de Scarpia, no sin antes exigir al jefe de policía un salvoconducto para que ella y Mario puedan huir juntos y hacerle comprometerse a que la ejecución de Mario sea fingida. Sin embargo, cuando Scarpia se acerca a Tosca, ésta no puede soportar el contacto de sus manos y le apuñala causándole la muerte. Tosca huye, no sin antes colocar dos candelabros a los lados del cadáver y un crucifijo en su pecho.

            Entretanto, Mario se encuentra encarcelado en el castillo de Sant’Angelo de Roma y su guardián le anuncia que en una hora será ejecutado. Ese es el momento en que Mario entona el aria E lucevan le stelle. En sus últimos momentos de vida, Mario recuerda una noche de amor con su amada Tosca y el final del aria es el amargo lamento de un hombre enamorado que va a morir cuando más ama la vida.

            Tosca consigue entrar a ver a Mario, le muestra el salvoconducto y le advierte que debe fingir su muerte cuando los soldados simulen la ejecución. Sin embargo, finalmente Scarpia no había cumplido su palabra y la ejecución se realiza con balas reales. Cuando Tosca se da cuenta de que su amado está muerto y que la van a detener por la muerte del jefe de la policía, sube a la muralla del castillo y, desesperada, se lanza al vacío.

            Tosca fue estrenada en Roma, el 14 de enero de 1900, en el Teatro Costanzi y, junto a Madama Butterfly y La Bohème, es una de las óperas más famosas de Puccini. A continuación se puede disfrutar de la interpretación que Piero Barone realizó de E lucevanle stelle en la Arena de Verona el 21 de septiembre de 2015, con subtítulos en español y con el castillo de Sant’Angelo proyectado en el fondo del escenario.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

sábado, 22 de abril de 2017

Nessun dorma

Ilustración de Il Volo (páginas oficiales de en Il Volo en Instagram, Facebook y Twitter) reproduciendo el cartel de la primera representación de Turandot de 1926 en La Scala de Milán


            Nessun dorma es una de las arias más celebres que se han compuesto y con la que el grupo Il Volo inicia y concluye los conciertos de su gira Notte Magica. Pero para las personas que desconocen el argumento de la ópera a la que pertenece, titulada Turandot, su letra es todo un enigma ¿Por qué nadie puede dormir? ¿Qué misterio esconde el personaje que canta el aria? ¿Por qué vencerá al alba? Pues bien, las respuestas a estas preguntas se encuentran en la historia que narra esta sugestiva, exótica y curiosa ópera.

           Turandot se basa en una obra teatral de Carlo Gozzi, con música de Giacomo Puccini y libreto de Giuseppe Adami y Renato Simoni. Cuenta la historia de una princesa china que, debido a que una antepasada suya murió como consecuencia de una violación realizada por un extranjero, ha desarrollado una aguda aversión por los hombres y una más que notoria frialdad de carácter. Cómo se ve presionada para contraer matrimonio, para evitar tenerse que casar con ninguno de sus pretendientes, decide poner una condición para aceptar unirse con un hombre: el que consiga casarse con ella será aquel que pueda descifrar tres enigmas propuestos por la propia Turandot; si el pretendiente no acierta a dar las respuestas adecuadas, será ejecutado.

            Un príncipe tártaro desconocido, que ha tenido que abandonar su país por una invasión, se encuentra en Pekín cuando se produce la ejecución de uno de los infortunados pretendientes de Turandot. Al príncipe el espectáculo le parece atroz y, junto con otras personas presentes, pide compasión para el pobre desafortunado que no ha conseguido descifrar las adivinanzas de la princesa, aunque esta, impertérrita, da la orden de matar al pretendiente. El príncipe desconocido enseguida se da cuenta de su crueldad pero, ante la belleza de Turandot, se enamora perdidamente de ella. Así que, a pesar de que todo el mundo trata de disuadirlo, el príncipe decide presentarse como pretendiente de la princesa y someterse a sus pruebas. El valeroso héroe consigue descifrar los tres acertijos que le formula Turandot y, en consecuencia, le es concedida la mano de la princesa. Sin embargo, ante la resistencia que todavía muestra su amada y, seguramente, deseando que ella se entregue a él de buena gana, decide ganar tiempo y le propone a Turandot otro reto: si la princesa consigue saber el nombre del príncipe antes que amanezca, el morirá; pero si no lo consigue, deberá casarse con él. La princesa, loca de ira, da orden de que nadie duerma en Pekín y manda a sus esbirros a averiguar el nombre del extranjero ignoto utilizando todos los medios necesarios.

           En ese momento es cuando nuestro protagonista canta la célebre aria Nessun dorma. Ya sabemos porque nadie puede dormir: porque la princesa lo ha ordenado. Ya sabemos qué misterio guarda el protagonista y que solo desvelará al amanecer sobre la boca de su amada: su nombre. Y ya sabemos por qué vencerá al alba: porque cuando amanezca el conseguirá su meta, es decir, casarse con la princesa.

           Los guardias de Turandot consiguen encontrar al padre del príncipe desconocido y a una esclava que le acompaña. Los malvados les presionan para que desvelen el nombre e, incluso, llegan a torturar a la pobre muchacha que, secretamente enamorada del príncipe, se niega a traicionar a su amado y prefiere dar su vida a revelar el secreto. Turandot se queda asombrada de que alguien sea capaz de morir por amor y eso la hace reflexionar sobre su carácter despiadado. El príncipe, conmocionado ante la muerte de la inocente esclava y la frialdad de la princesa, le revela a Turandot que su nombre es Calaf para que ella haga con él lo que quiera. Al amanecer, el emperador le pregunta a su hija si ha conseguido saber el nombre de su pretendiente, y ella dice: “Su nombre es Amor”. Definitivamente, la princesa ha acabado enamorándose del príncipe  Calaf.

           Puccini dejó inconclusa la ópera Turandot puesto que murió antes de poder terminarla, y Franco Alfano se encargó de concluirla. El tenor que tuvo el honor de cantar por primera vez Nessun Dorma fue el español Miguel Fleta, que estrenó la obra interpretando el papel de Calaf el día 25 de abril de 1926 en La Scala de Milán, dirigido por Arturo Toscanini.

            A continuación se incluye un vídeo con la grabación en directo de la actuación de Il Volo en Nueva York el 4 de marzo de 2017 interpretando Nessun dorma, con la letra de la famosa aria subtitulada en español.


Subtítulos en español: Carmen García Rodríguez
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

domingo, 16 de abril de 2017

Il Volo, Florencia y la Plaza de Santa Croce

Il Volo y Plácido Domingo antes del concierto en Santa Croce (Procedencia: "Il Volo - Una notte magica -Tributo ai Tre Tenori", emitido en Canale 5 el 11 de octubre de 2016)
(Leer en italiano)


            Para presentar el proyecto de Il Volo, Notte Magica: A Tribute a Three Tenors, y realizar la grabación en directo del correspondiente CD, había que elegir un lugar que estuviera a la altura de las circunstancias, y la decisión fue acertada: la Plaza de Santa Croce en Florencia.

            Florencia, la capital de la Toscana, fue la cuna de la ópera, género de música teatral en la que la representación se encuentra acompañada en su totalidad por música instrumental y, sobre todo, cantada. En definitiva, se trata de una obra de teatro cantada de principio a fin. Pues bien, este género parece que tuvo su origen en el seno de un grupo de intelectuales, músicos y poetas florentinos de finales del Renacimiento que se reunían en la casa del conde Giovanni de’ Bardi. Este grupo, llamado La Camerata Fiorentina, creía que la música se había degradado y que había que volver a las formas y el estilo de la antigua Grecia. Igualmente, creían que las tragedias griegas eran, en gran parte o en su totalidad, cantadas y que, por tanto, había que restaurar el teatro cantado como una vuelta a las esencias de la Grecia clásica. En este contexto, el músico Jacopo Peri compuso la que se considera la primera ópera, llamada Dafne (hoy desgraciadamente perdida), de temática mitológica y que se representó por primera vez en 1598 en el Palacio Corsi de Florencia.

  
              Il Volo con Nicoletta Mantovani (Procedencia: https://www.youtube.com/watch?v=TwRU5_R-ipg)
          Por tanto, la elección de la ciudad de Florencia para la presentación del proyecto más claramente lírico de Il Volo parecía estar clara, y allí se celebró la rueda de prensa previa al concierto en compañía de Nicoletta Mantovani, viuda de Pavarotti, y con la cúpula de Santa María de las Flores de Brunelleschi, primera gran obra arquitectónica del Renacimiento florentino, al fondo. Pero ¿en cuál de los magníficos escenarios que nos ofrece la ciudad se podría realizar el concierto? Pues bien, el lugar elegido fue la Plaza de Santa Croce (en español, Plaza de la Santa Cruz), uno de los espacios urbanos con más historia no solo de Florencia, sino también de toda Italia. Esta plaza tiene su origen en el siglo XIII, cuando los monjes franciscanos se instalaron en esta zona donde construyeron un pequeño templo, hoy desaparecido. En el siglo XV, en plena eclosión del Renacimiento florentino, la gran plaza rectangular se convirtió en un centro clave de la ciudad. Allí tenían lugar las principales celebraciones: ferias, mercados y toda clase de fiestas y celebraciones. Entre estas últimas, destacaron los torneos caballerescos, como los que se celebraron con motivo de los compromisos matrimoniales del gran mecenas del Renacimiento, Lorenzo de Médicis y su hermano Giuliano. 
Calcio Storico partita 1.JPG
      Partido de calcio storico (De Lorenzo Noccioli - Trabajo propio http://www.puredesign.it/gallery2/main.php/v/calciostorico/, CC BY-SA 3.0,)

            En la Plaza de Santa Croce también se celebraban los partidos del calcio storico o calcio fiorentino, uno de los antecedentes del futbol y el rugby actual. Este juego, que en un principio era solo para los aristócratas, provenía del harpastum romano que servía de entrenamiento militar. Se jugaba con dos equipos de 27 jugadores y se podían utilizar las manos y los pies. Había cuatro equipos que representaban las cuatro grandes zonas de Florencia: Santa Croce (azules), Santa Maria Novella (rojos), Santo Spirito (blancos) y San Giovanni (verdes). Este juego, con el tiempo, cayó en desuso, pero resurgió en el siglo XX y en la actualidad se celebran tres partidos al año de calcio storico en la Plaza de Santa Croce. Es un juego bastante violento en el que, excepto golpes bajos y en la cabeza, se permite casi todo, incluyendo cabezazos, puñetazos, codazos y estrangulamientos.

Il Volo y Plácido Domingo en el escenario de Santa Croce 
 (Procedencia: "Il Volo - Una notte magica -Tributo ai Tre Tenori", emitido en Canale 5 el 11 de octubre de 2016)

            Ya solo resta hablar del fondo que sirvió de escenografía para el concierto: la Basílica de Santa Croce. El pequeño oratorio que construyeron los franciscanos cuando llegaron a Florencia enseguida se quedó pequeño y en 1294 se encargó a Arnolfo di Cambio la construcción de un templo mucho más amplio que se comenzó en estilo gótico. Sin embargo, debido a diferentes vicisitudes, la fachada quedó sin terminar hasta el siglo XIX, momento en que, finalmente, se construyó una fachada neogótica en consonancia con el estilo del interior. La Basílica de Santa Croce no solo es conocida y valorada por su gran valor arquitectónico, sino también por la calidad de las obras que decoran la iglesia y sus capillas, de autores tan destacados como Giotto, Brunelleschi, Donatello, Vasari, Ghiberti, Bronzino o Canova. Además, desde su construcción, en esta basílica se encuentran los sepulcros de miembros de las más ilustres familias de la ciudad y de hombres insignes de la historia italiana, como Maquiavelo, Galileo Galilei, Gioacchino Rossini o el gran Miguel Ángel Buonarroti. También en Santa Croce se encuentra un cenotafio dedicado al gran poeta florentino Dante Alighieri, aunque sus restos mortales permanecen en Ravena. La estatua de Dante presidió el concierto de Il Volo al lado del escenario.

La Plaza de Santa Croce durante el concierto
 (Procedencia: "Il Volo - Una notte magica -Tributo ai Tre Tenori", emitido en Canale 5 el 11 de octubre de 2016)
      Por último, recordar que en Santa Croce es donde Stendhal, el escritor francés del siglo XIX, experimentó mareos, palpitaciones y aceleración del ritmo cardiaco al contemplar tanta acumulación de arte y belleza en un solo lugar. No sabemos de nadie que sufriera el síndrome de Stendhal durante el concierto de Il Volo, pero lo que sí sabemos es que el evento celebrado en la Plaza de Santa Croce el 1 de julio de 2016 en honor a los Tres Tenores, en el que participó el mismísimo Plácido Domingo dirigiendo la orquesta y cantando una de las canciones, fue un acontecimiento lleno de arte y belleza.

   Notte Magica: Il Volo lleva Italia en gira por el mundo ( Fuente: RTL 102.5)  

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.